¿Qué pasará mañana? Si la pregunta ya era universal cuando no había una pandemia, ahora cuando ha puesto todo patas arriba la pregunta es casi un aullido.

Según el XXIII Informe Infoempleo Adecco: Oferta y demanda de empleo en España, la pandemia ha visto reducir la oferta laboral en este país en un 70%. Por el momento, lo positivo es que todos estamos demostrando nuestra gran capacidad de adaptación y resistencia. Y esa resiliencia está trayendo ya cambios no solo en nuestros hábitos de vida y consumo, sino también en el trabajo, en los negocios y como no en la forma de preparar a nuestros alumnos. Existe la certeza de que debemos mejorar y reformular nuestras capacidades laborales también; es decir, que debemos reinventarnos. Por eso es importante anticiparse a las nuevas necesidades que surgirán en el ámbito del trabajo. Un futuro que los expertos fijan en 2025, o sea, ya mismo.
La formación y conocimientos en esferas digitales es importante, pero también lo es y será aún más el desarrollo de otro tipo de habilidades, que son las que el experto en coach para CEOs Daniel Colombo describía en El Cronista: las habilidades blandas o soft skills. Podríamos definirlas como la compasión, la solidaridad, la empatía, la creatividad, la innovación, el amor y los sentimientos, todo aquello que las máquinas no son capaces de reproducir ni en lo que nos pueden sustituir.

Todo apunta que mientras nos esforzamos por superar una pandemia y una recesión económica, el carácter de los líderes importará tanto como sus competencias. A partir de 2021, el liderazgo representará una ventaja competitiva.

Conocimiento y sabiduría, pero la diferencia la marcarán las soft skills
En el futuro, los alumnos mejor preparados serán aquellos que adquieran desde su infancia habilidades y actitudes como:
• Flexibilidad, adaptabilidad y resiliencia, y aprendizaje continuo
• Conciencia social y ambiental; respeto por el bien común
• Habilidades para construir relaciones, comunicarse y colaborar más allá de las fronteras.
• Competencia científica, matemática y técnica
• Pensamiento crítico riguroso e independiente
• Poderes de innovación, invención y creatividad
• Comunicación, influencia y liderazgo

Estos elementos de la educación del futuro son el presente en nuestro colegio O Castro British School. La educación en valores es un pilar fundamental para el desarrollo académico, social y personal de los alumnos en todas las etapas educativas. Nos esforzamos por desarrollar la conciencia emocional de nuestros alumnos desde una edad temprana, inculcando buenos hábitos que promueven la autodisciplina, el respeto y el compañerismo. Para adquirir el conocimiento, nuestros alumnos necesitan tener autodisciplina, ser capaces de obedecer reglas e instrucciones, ser positivos y mostrar determinación.
No solo lo decimos nosotros, algo parecido opina Rocío Millán, directora de organización y soluciones de la consultora Spring Professional: “Si las máquinas se encargan de los procesos de fabricación y otros trabajos rutinarios, la persona que las maneje deberá tener pensamiento crítico, analítico y una capacidad de innovación que le lleve a tomar las mejores decisiones. Esa creatividad e innovación son las que llevan a los directivos, pero también a cualquier otro trabajador, a entender los cambios en el mercado y a adaptarse a ellos”.

El liderazgo también será una cualidad muy valorada en las empresas. No bastará solo con gestionar recursos y tareas, sino saber influir en las personas para motivarlas y sacar lo mejor que llevan dentro cuando surjan los problemas. Como también es fundamental que sepan anular sus propios pensamientos negativos y tener autoconfianza para lograr los objetivos marcados. Y ahí entra en juego la inteligencia emocional, ser capaz de comprender esas emociones negativas y manejarlas para neutralizarlas.

Saber entender los cambios que están llegando y no derrumbarse ante los obstáculos marcará la diferencia con otros trabajadores. Por eso es importante entender también la necesidad de reciclarse, de seguir formándose. Lo que se conoce como reskilling.

Habilidades y actitudes pero también la educación pasa por ser el canal del conocimiento. Las ocupaciones relacionadas con las STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés), así como las funciones profesionales en gestión empresarial y de asuntos legales podrían crecer en más del 20% en la próxima década, según el estudio The future of work in Europe, realizado por la consultora McKinsey Global Institute, uno de los pilares de nuestra educación presente.

En el colegio O Castro British School creemos que nuestros estudiantes solo tendrán éxito en el mundo del mañana si están preparados para los desafíos que enfrentarán. Nuestra misión es preparar a cada estudiante para que se convierta en un ciudadano global que pueda cambiar el mundo. Además de brindar una educación excelente, nos aseguramos de que nuestros estudiantes desarrollen carácter, aprender habilidades y desarrollar habilidades más allá de lo puramente académico. Nuestros estudiantes tienen voz y les damos el poder de actuar y ayudar a construir un mundo más equitativo, justo y sostenible.

15 / 02 / 21